Su descubrimiento y excavación tienen lugar a finales del siglo XIX gracias a la iniciativa de Juan Fernández López y del arqueólogo inglés Jorge Bonsor. Su uso se sitúa en torno a los siglos I y II de nuestra era. La Necrópolis se data en torno al siglo I. El ritual de enterramiento más frecuente era la incineración. Los cadáveres eran incinerados en quemaderos excavados en la roca donde se colocaba la pira. En ocasiones, estos quemaderos se utilizaban también como enterramiento, depositando las cenizas en la fosa, que se cubría con sillares, ladrillos o tégulas. Una vez cubiertos de tierra, se colocaba una estela para indicar el lugar y el nombre del difunto. El mausoleo colectivo, formado por una cámara subterránea, de carácter familiar, es el tipo de enterramiento más generalizado en la Necrópolis de Carmona. Se accede a él por un pozo escalonado. La cámara suele ser cuadrangular, con un banco que recorre la parte inferior de las paredes, donde se colocan las ofrendas y sobre el que se abren los nichos. En algunas cámaras quedan las huellas de las puertas que las cerraban, otras debían de cerrarse con una losa. La parte externa de los enterramientos debía de estar con cipos, estelas o túmulos y otras construcciones de las que no se han conservado testimonios. Para ocultar la tosquedad de la roca, las tumbas se decoraban.

La Necrópolis es uno de los yacimientos más importantes de la Península porque conserva gran número de pinturas. No te puedes perder: *Tumba del Elefante* Se trata de un santuario dedicado al culto de las divinidades de Cibeles y de Attis. La veneración de estos dioses orientales llegó a alcanzar una enorme importancia en Roma. Attis dios que moría y resucitaba cada año, arraigó entre los carmonenses, tal y como lo demuestran otros hallazgos en la Necrópolis, y significó la recuperación de una forma de religiosidad propia, vigente en las culturas orientales y mediterráneas con las que Carmona mantenía indudables relaciones desde hacía tiempo. Junto a este dios, la Diosa Madre, encarnación divina de la naturaleza, señora de la vida y de la muerte representada mediante la forma anicónica de un betilo (piedra ovoidea). No obstante, la figura del elefante ejerció desde su descubrimiento tal fascinación que llegó a convertirse en el símbolo de la eternidad más destacada de este edificio.

*Tumba de Servilia* La tumba de Servilia, la más monumental de las estructuras tradicionales representadas en la Necrópolis. Fechada en época de Augusto, se atiene a modelos helenísticos y reproduce una lujosa mansión, con un amplio patio porticado al que se abren diferentes estancias. Uno de estos ámbitos lo constituye la galería cubierta, en cuyo tramo central se encuentra una cámara donde parece ser que estuvo originariamente la escultura de Servilia. En el frontal del patio porticado se halla la cámara funeraria, que tiene un gran vestíbulo, de planta trapezoidal, cubierto por bóveda apuntada; ésta le confiere un carácter singular sin precedentes en el lugar.

En definitiva, todo invita a pensar que la tumba, fechada en época de Augusto, debió pertenecer a una familia de poderosos La grandiosidad de esta tumba nos hace pensar que su ocupante, Servilia, cuyo nombre conocemos gracias a una estatua encontrada en la misma, desgraciadamente decapitada, debió pertenecer a una familia de poderosos gobernantes-funcionarios romanos. Cuenta la necrópolis con un completo museo en el que se muestran gran cantidad de piezas de cristal, barro, joyas, piezas relacionadas con los cultos funerarios, así como estatuas y reproducciones de las pinturas que decoraban algunas de las tumbas.

Dirección

Dirección:

necrópolis romana carmona

GPS:

37.4690642, -5.65078410000001

Teléfono:
Como llegar