Alcalá la Real, enclave estratégico en la historia de Andalucía. La ciudad emociona al viajero por su hospitalidad y sobriedad. En la Fortaleza de la Mota, dominando el horizonte, descubrirás el Centro de Interpretación Vida en la Frontera: vanguardia y tradición se funden en una experiencia única que no olvidarás.

A partir del 713, año de ocupación musulmana, este enclave experimentó un gran desarrollo, siendo prueba de ello la gran cantidad de restos arqueológicos con los que cuenta el municipio, destacando sobre todos la fortaleza de la Mota. Dada su fisonomía, Alcalá la Real fue llamada al-Qalat (la fortaleza) de ahí su nombre actual.

El apogeo de su pasado andalusí se produjo en el siglo XII bajo el protectorado de la familia Banu Said. Ya en el Siglo XIII Alcalá fue pasando alternativamente de manos cristianas a manos árabes, dada su situación estratégica en primera linea de frontera. Finalmente fue tomada por Alfonso XI en el año 1341, quedando bajo control directo de la corona que estableció en ella una abadía de patronato real y la convirtió en su principal plazat para emprender la conquista de Granada.

Actualmente cuenta con una población de 23.000 habitantes.